Hoy 31 de enero, día nacional de la juventud, oiremos nueva vez al liderazgo tradicional y al gobierno desvanecerse en discursos a los jóvenes cargados de falsas promesas.

Ningún joven debe hacerle caso. Deben voltearle la cara. Son cantos de sirena para engañarlos de nuevo.

Ese liderazgo, y no otro, es el responsable de la situación que vive la juventud, y ellos, más que solución, son parte del problema a resolver.

Ese liderazgo tradicional no representa esperanza alguna para nuestra juventud.

Ellos son los responsables de que la mayoría de nuestros jóvenes vea incierto el futuro y sientan que en el país no tienen oportunidad de realizar su vida y sus aspiraciones.

Ese liderazgo y sus gobiernos son los responsables de que el país carezca de políticas públicas efectivas que garanticen: Un sistema educativo público de calidad y gratuito; acceso a la formación técnica y profesional; al empleo decente; el apoyo necesario para ejercitar el potencial de nuestra niñez y  juventud en el deporte, las artes, entre muchas otras.

Son éstos que hoy se presentan como redentores de los jóvenes quienes son responsables de la inseguridad que padecemos y de que en muchos barrios el narcotráfico sea el más eficiente empleador.

La ausencia de una efectiva política de educación sexual nos ha colocado como uno de los países con más alto índice de embarazo en adolescentes y al contagio del VIH-SIDA y otras enfermedades.

Hoy, en el día nacional de la juventud, les digo a nuestros jóvenes que la salida a los problemas que enfrentamos es ante todo política.

Les digo más: ningún sector luchando por si solo por sus demandas logrará nada significativo, y por eso, la diversidad de sectores sociales, políticos, ciudadanos debemos buscar una salida juntos.

Entrada destacada

Como detectar el cancer de ovario estas son las 8 señales que no debes ignorar

El cáncer de ovario:  es el cáncer más silencioso que puede atacar a una mujer y de hecho el quinto cáncer que ataca a las mujeres sin pied...

 
Arriba